Quiero un Toshiba

Finalistas concurso de relatos

La editorial Salto de Página nos acaba de enviar, calentita, la lista de los 10 relatos finalistas, y que por lo tanto se incluirán en el libro "la tecnología respira". Son los siguientes, por orden alfabético:

(Air)repentimientos

por Will I.S (Óscar González Soto “Osgonso”).

Bajo la luz de Ferros

por Tito Pulo (Juan Manuel Jiménez Recio).

De ancianos y babosas

por Germán (Raúl Gonzálvez del Águila).

Descuelga el teléfono

por Onomatopeya (Álvaro Gómez Ramos).

El motor del mundo

por Palmer Eldritch (Javier Castañeda de la Torre).

Hacia donde lleve el tiempo

por Ludwig Boltzmann (Gisela María Baños Ros).

La última voluntad de Anastasij Maksiímych

por Nuwanda (Beatriz García Sánchez).

Ñat de La Vega

por Dillard Sissman (Rubén Muñoz Herranz).

Solo los dioses pueden volver

por Ariadna (María Tordera Baviera).

Triste pesca del calamar en seco

por El Caballero de Tinta (Miguel Garrido de Vega).

 

Próximamente anunciaremos la fecha del acto público en la que se fallará el ganador y se hará entrega de los 1.000 €. Ese día se pondrán a la venta los ejemplares del libro. Estáis todos invitados.

Queremos dar las gracias a los cientos que habéis participado y felicitar a los diez finalistas.

Por último, no podemos resistirnos a poner un fragmento para ir abriendo el apetito. Hemos escogido uno que hable sobre aire acondicionado, cómo no, nos puede la pasión. Como sabéis, es requisito de las bases, que en el relato aparezca un aparato de climatización.

Este fragmento corresponde a "Descuelga el teléfono":

─ ¿Quiere decir que son aparatos primitivos de aire acondicionado? ¿Quién necesita tanto frío en Siberia?
─ Alguien que requiere aplacar un calor muy intenso y gastar la menor cantidad de energía posible.
─ No le entiendo. Aquí ya hace mucho frío de por sí.
El doctor Howard invitó a su amigo, con un gesto de su mano, a echar un vistazo a la mesa central de la habitación, que permanecía tapada por una vieja lona gris.
El profesor se acercó y destapó la lona con cuidado, más por respeto a lo desconocido que por delicadeza. Decenas de aparatos electrónicos primitivos y dispositivos ópticos se agolpaban sobre una mesa, pero no con desorden, pues todo estaba bien anclado y posicionado con precisión. Entre ellos, destacaban dos esferas grises metálicas.

(Continuará... ;-)

concurso relatos ciencia ficción 2017

Dejar una contestación

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Web: (Sitio con urlhttp://)
* Comentario:

Products Compare.

  • There are no products selected for comparison.

Compare