¿VRF o Sistemas Centralizados?

Sistemas VRF

Sistemas de agua centralizados

La modularidad y el pequeño tamaño de los sistemas VRF permite que las instalaciones se adapten al edificio y no el edificio a la instalación.

Los sistemas de agua centralizados precisan de salas de máquinas de gran tamaño para las enfriadoras de agua, sistemas de bombeo, tanques de acumulación, calderas y torres de refrigeración.


La modularidad de los sistemas VRF permite utilizar sólo los equipos y potencia necesarios para la diversidad de usos y horarios del edificio.

Los sistemas de agua centralizados necesitan poner en marcha el sistema completo de bombeo para atender una sola estancia.


Los sistemas VRF de Toshiba con todos y cada uno de los compresores Twin Rotary inverter garantizan la mejor parcialización de potencia y la adaptación de la instalación a cualquier condición climatológica o de diversidad de uso o aplicación.

Los sistemas de agua centralizados están limitados en su capacidad de regulación de potencia por etapas de producción frigorífica y de bombeo de agua.


El tiempo de instalación y coste de mano de obra de los sistemas VRF es considerablemente menor que los sistemas de agua centralizada al integrar calefacción, aire acondicionado, recuperación de calor, ventilación, distribución de aire y control en un solo fabricante.

Los sistemas de agua centralizada precisan de la coordinación de una gran variedad de proveedores lo que aumenta los tiempos de ejecución y requieren de mano de obra de alta especialización.


Esquema BMS de VRF

Sistemas VRF

Sistemas de agua centralizados

Los sistemas VRF no precisan de un mantenimiento costoso.

El mantenimiento obligatorio y los costes de mantenimiento de los sistemas de agua centralizada multiplican el valor real de la instalación original.


Los sistemas de control vía Internet permiten la monitorización de todo el sistema por el mantenedor o fabricante desde un único sistema propietario que también puede integrarse en un BMS.

Los sistemas de control hacen necesario unir equipamiento de distintos proveedores en un sistema a medida no estándar para la monitorización remota.


La puesta en marcha de un sistema VRF Toshiba es rápida y fácil de realizar, disminuyendo tanto los costes como los plazos de entrega de la instalación.

Las puestas en marcha de los subsistemas de un sistema centralizado (la planta enfriadora, bombas, equilibrado de válvulas, circuitos de agua, torres, controles, climatizadores, fan coils, calderas…) se realizan por separado por diferentes fabricantes, lo que provoca mayores tiempos de ejecución, tiempos muertos, aumento de costes…


La calidad de los sistemas VRF es homogénea en todos sus componentes.

La calidad de un sistema centralizado está condicionado por las diferencias de calidad de sus componentes. En caso de averías, la resolución implica a un mayor número de interlocutores.


La modularidad de los sistemas VRF limita las paradas por mantenimiento o avería a pequeñas secciones del edificio.

Los sistemas centralizados dejan inutilizadas secciones enteras de los edificios en caso de parada por mantenimiento o avería. Que sólo puede evitarse con la instalación de sistemas redundantes y duplicaciones que aumentan los costes de operación y la inversión inicial.


Los sistemas VRF Inverter con todos sus compresores Inverter mantienen la capacidad de regulación y de adaptación del sistema a la demanda del edificio incluso en caso de avería de uno de los compresores.

Los sistemas centralizados se ven afectados en un gran porcentaje de carga por la avería de uno sólo de sus componentes perdiendo su capacidad de satisfacer la demanda del edificio excepto en días de baja demanda o en presencia de costosos sistemas redundantes.


Edificios climatizados por Toshiba

¿Quieres un equipo de climatización? Estudiamos tu caso.

Quiero un Toshiba

Te pondremos en contacto con un instalador profesional.